Toda la información del fútbol base valenciano

El fin de la invisibilidad en el deporte inclusivo

COMPARTIR
, / 172 0

Foto: Creative Commons

Cada cuatro años se repite la misma historia: se acercan las Olimpiadas y, cuando pretendo informarme sobre ellas, recurro a mi amigo Juan Carlos. Él las sigue con autentico fervor y no pierde detalle de ningún deporte, por minoritario que sea.

-Juan Carlos, ¿cuándo son este año las Olimpiadas de Río de Janeiro?
-Del 5 al 21 de agosto, y del 7 al 18 de septiembre los Juegos Paralímpicos, ésas sí que no me las pierdo.

¿Los Juegos Paralímpicos? Es cierto, no lo recordaba: si algo le gusta seguir a mi amigo, incluso más que los Juegos Olímpicos, son las Paralimpiadas. Su padre sufría una discapacidad y esto le supuso estar en contacto con diferentes asociaciones. Esto influyó, supongo, en que tuviera más curiosidad por estos deportes.

A mí, al igual que al resto de mis amigos, al principio se nos hacía extraño la pasión que le ponía Juan Carlos a seguir los Juegos Paralímpicos. Lo veíamos como algo singular, ya que la cobertura era mínima y había que hacer verdaderas sesiones de investigación para poder estar al día.

Sin embargo esta vez, como aficionado al deporte que soy y llevado por su entusiasmo, decidí seguir los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro junto a él: vibramos con las cuatro medallas de Teresa Perales, disfrutamos de la histórica medalla de plata del equipo de baloncesto en silla de ruedas, nos emocionamos con el bronce del gran David Casinos y vivimos juntos las gestas de tantos otros atletas.

Me maravilló el enorme merito que tienen estos deportistas. Su lucha y esfuerzo son un auténtico ejemplo para todos, así como su alegría tanto en la victoria como en la derrota. No me puedo llegar a explicar cómo algo así puede quedar relegado fuera del foco mediático, cuando sin duda su difusión serviría de mucha ayuda, tanto para la integración de los propios deportistas o personas con discapacidad, como para el resto de personas que puedan aprender de ellos. Que, pese a partir en teórica desventaja en la vida, estas personas son capaces de superar sus dificultades y superarse en el terreno del deporte y también en el de la vida.

La cobertura que dan los medios de comunicación, si bien cuando llegan las grandes citas se hacen eco (las Paralimpiadas de Río fueron televisadas por Teledeporte de TVE), es prácticamente inexistente durante el resto del año, quedando relegada a medios especializados.

En mi opinión, esta especie de invisibilidad va a cambiar durante los próximos años si no lo está haciendo ya. Los valores que transmiten estos deportistas, así como factores como la superación y el esfuerzo son caramelos para las grandes marcas, que, deseosas de asociar su nombre a valores positivos, no tardarán en querer promocionar y patrocinar primero los grandes eventos, para a continuación poner su punto de mira sobre el deporte adaptado de base. De hecho, ya existen importantes entidades amparando escuelas deportivas.

Desde entonces me he ido interesando más por el deporte adaptado, ya no solo de élite. He podido constatar la gran labor que se realiza desde diferentes clubes y federaciones para fomentar la actividad física entre las personas con discapacidad. Es admirable como ponen todo su empeño en fomentar la vida sana, favorecer la autonomía, la integración social y el afán de superación personal.

Dentro de poco tiempo, dejaremos de ver como algo peculiar que Juan Carlos esté al tanto de las novedades de los deportes adaptados, ya que todos los demás, podremos estar al día de las noticias en las distintas disciplinas con tan sólo ver un informativo o leer un periódico de tirada nacional. Estoy seguro.

Hasta que llegue ese día, periódicos como ESPORTBASE o la revista INSPORT son un buen comienzo para muchos de nosotros.

Texto: Jordi Mompó (psicólogo deportivo)
Contacto: psicomompo@gmail.com

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.